ESTUDIOS de SONIDO


Introducción técnica

Un estudio es un recinto diseñado para un uso específico que “ha de funcionar” como se espera, y que además es el entorno de trabajo para las personas que allí se encuentran.  Se trata de grabar, editar y mezclar el sonido producido en el propio o en otro recinto. Las exigencias de calidad exigidas son, o deberían ser, máximas ya que de estos recinto saldrá un producto por el que los consumidores vamos a realizar un desembolso económico. Existe un importante componente diferenciador que va marcar de manera muy importante la realización de un acondicionamiento acústico que permita la obtención de un campo difuso: el volumen. El menor volumen. Esta simple característica va a dificultar grandemente alcanzar nuestro objetivo y de manera directa indica que recintos tienen mas posibilidades de tener mejor acustica. De esta manera habrá que buscar la minimización de las características acústicas que el recinto aporta al sonido final mediante la implementación de las soluciones acústicas óptimas para cada caso. Además hay que tener en cuenta que lo que se escuche se hará siempre a través de medios electroacústicos lo que significa que gran parte de la fidelidad va a depender de estos. Existe otro punto importante que los diferencia con respecto otros recintos que a veces se olvida y es que es un entorno de trabajo y eso requiere la incorporación de la ergonomía. Finalmente es un lugar de visita de los clientes lo que significa que la estética debe parecer estar por encima de todo lo anterior aunque realmente no sea así.

Un estudio hay que insonorizarlo con un aislamiento acústico que nos asegure que no se transmite sonido alguno a recintos adyacentes y además que el sonido generado en el estudio no se contamina con sonidos externos a el.

Una vez conseguido esto, definir la acústica del estudio sigue un proceso muy similar a la de otros recintos especializados: obtención del tiempo de óptimo de reverberación en función del volumen y uso, estudio de las reflexiones de paredes y techo, respuesta igual para todas las frecuencias, e inexistencia de resonancias propias de la sala. Por tanto las soluciones con las que van a trabajar son similares pero el volumen, la “asepsia acústica” del recinto, la reproducción electroacústica, crear un entorno de trabajo cómodo y la estética van a modificar formas, tamaños, acabados y distribución de los materiales. Desde del punto de vista de las personas, que trabajan en el, la acústica de un estudio supone la definición del espacio, la forma y colocación de los paramentos, el material del que están compuestos y el que cubre las superficies del recinto de grabación y reproducción del sonido para proporcionar a sus ocupantes la máxima fiabilidad acústica.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0