ACONDICIONAMIENTO ACÚSTICO


Introducción técnica

El acondicionamiento acústico referido a recintos de publica concurrencia tiene como objeto fundamental el control del tiempo en el que una señal sonora producida por actividades profesionales o domésticas dentro del propio recinto permanece en el ambiente y cuyo resultado es el aumento del ruido. A ese tiempo se le denomina tiempo de reverberación.

Esquema sin acondicionamiento acústico

Cuando un sonido se produce dentro de un recinto cerrado este se trasmite por el aire hasta encontrase con un paramento solido. En un recinto sin acondicionamiento acústico las ondas de sonido del ruido producido por los ocupantes chocarán con las paredes y el techo indefinidamente ya que nada la debilita y esto se traduce en un nivel mayor de sonido en el recinto y los ocupantes se verán obligados a elevar su nivel de emisión para entenderse y por tanto volverá a subir el nivel del ambiente. Este círculo sin fin se denomina “efecto cocktail”.

Esquema con acondicionamiento acústico

La disminución del tiempo de reverberación se consigue con la utilización de materiales absorbentes acústicos que se colocarán en paredes y techo ya que sobre el suelo estarán los ocupantes del recinto generadores del ruido. La onda rebotada disminuirá su nivel en función de la cantidad de absorción acústica del material y por tanto cada uno de ellos funcionará de una manera distinta. Un acondicionamiento acústico correcto va depender del conocimiento de este comportamiento. Por otro lado el acondicionamiento acústico nos permite zonificar espacios abiertos y aumentar la intimidad y la confortabilidad e inteligibilidad. Desde del punto de vista de las personas el acondicionamiento acústico son las actuaciones realizadas sobre las superficies de los paramentos del recinto ruidoso para dotar a sus ocupantes de un confort acústico.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0